• David Lynch

Hostilidad en el trabajo: preguntas frecuentes



Hay ocasiones en que los empleadores ya no quieren continuar con los servicios de su trabajador, pero como se sabe para despedir a una persona debe de haber una causa objetiva, es decir, no puede despedir a alguien sin alguna justificación y en caso la justificación sea falsa el trabajador se encontraría facultado para realizar una demanda solicitando su reposición o una indemnización. Siendo así los empleadores para evitar tal controversia la cual involucra tiempo, dinero y tranquilidad, suelen optar por hostigar al trabajador hasta que el ambiente laboral se torne poco llevadero y este mismo decida renunciar.



¿Qué sucede cuando el trabajador renuncia por propia voluntad?

Si el trabajador decide renunciar por ‘’voluntad propia’’ ya no será posible iniciar un juicio por reposición o indemnización – a menos que sea demostrable el hostigamiento – Sin embargo, también hay que saber hasta que punto se considera hostigamiento. No todo acto que no sea del agrado del trabajador es considerado un acto hostil hacia su persona.


Si me bajaron de puesto, ¿es un acto hostil?

La segunda sala de derecho constitucional y social ha establecido que reducir la categoría del trabajador no es un acto de hostilidad. De modo que si Juan tenia un cargo A y lo pasan a un cargo B (menos importante y menos salario) no sería considerado como un acto hostil por parte de su empleador para lograr la renuncia de Juan, no obstante, para que no se configure como acto hostil esto deberá de estar plenamente justificado.



¿Qué tipo de justificación deberá darse para reducir el cargo del trabajador?

La justificación deberá de ser razonable y objetiva para no vulnerar el derecho a la dignidad del trabajador. Si la modificación se realiza sin tener en consideración los conocimientos o el perfil del trabajador también será un acto hostil, puesto que si Juan ha estudiado una maestría y se encuentra ocupando un cargo de acuerdo al conocimiento que este posee, si lo pasan a un puesto el cual está destinado para una persona con un menor conocimiento al de Juan; se estaría configurando un acto de hostilidad, pero si por algún motivo el empleador logra acreditar el motivo del cambio no procedería demanda alguna si es que Juan decide renunciar por su cuenta.


¿Todos los casos de hostilidad son iguales?

Los casos de hostilidad en el trabajo deben de ser analizados individualmente porque cada caso es distinto, sin embargo, siempre habrá ciertos parámetros repetitivos o claves.



Lynch Contadores

www.lga.pe

3 visualizaciones0 comentarios