• David Lynch

¿Qué es el COMEX, Comercio Internacional o Comercio Exterior?



El comercio exterior es el intercambio (compra o venta) de bienes y servicios entre dos o más países, es decir, las partes interesadas en transar productos se encuentran ubicadas en distintos países, regiones ó bloques económicos.



Generalmente se encuentra sujeto a diversas normas tanto de control de los productos, como de procedimientos y tributación también conocidos como el pago de impuestos y aranceles. Sin embargo, el objetivo principal del comercio exterior es satisfacer la demanda de los consumidores aprovechando las ventajas comparativas que tiene cada país.


En economía existen diversos modelos que intentan explicar la lógica de los flujos de comercio exterior intentando identificar cuáles son los factores determinantes y cómo su variación afecta a los flujos comerciales; las teorías más conocidas y validas son las siguientes:

  • Ventaja absoluta de Adam Smith: De acuerdo a este modelo, los bienes se producirán y exportarán desde los países que tengan menores costos absolutos de producción. Así por ejemplo, si el país A tiene menor costo de producción de zapatos que el resto (B, C), ya sea porque sus insumos son más baratos o es capaz de utilizar menos insumos, los zapatos se producirán en A y se exportarán al resto de los países.

  • Ventaja comparativa de David Ricardo: Una teoría que se desprende del principio de Adam Smith que nos indica que lo relevante para determinar qué se producirá y se transará un país no son los costos absolutos, sino los costos relativos; es así que: aun cuando un país tenga desventaja absoluta de costos con todos los demás, igualmente podrá aprovechar las ventajas del comercio exterior enfocando su producción a los bienes en los que es relativamente más eficiente.

  • Modelo Heckscher-Ohlin: La propuesta de este modelo es que los países enfocarán su producción a los bienes que son más intensivos en el factor de producción que es más abundante en el país. Así, por ejemplo, si un país cuenta con una abundante mano de obra, entonces tenderá a producir bienes intensivos en mano de obra, mientras que importará bienes intensivos en capital.

  • Modelo de Singer-Prebish: De acuerdo a este modelo, el comercio exterior genera una relación real de intercambio entre los países desarrollados y no desarrollados que es perjudicial para estos últimos. En efecto, los precios de los insumos o materias primas en los que se suelen especializarse los países más pobres tienden a la baja mientras que los productos más elaborados, propios de los países desarrollados, tienden al alza. Los autores recomiendan a los países no desarrollados a potenciar su producción local y reducir el comercio exterior.



Diferencia entre el comercio exterior y comercio internacional

La diferencia entre comercio exterior y comercio internacional está en que este último tipo incorpora a su sistema las transacciones globales de cada bien. Podemos poner por ejemplo el petróleo y su precio a nivel mundial, éste irá cambiando a medida que aparezcan diferentes sucesos que lo puedan afectar.

Hay países que no creen en los beneficios del comercio exterior, éstos son los de políticas socialistas o comunistas y creen en la autarquía. Esto supone que, además de la desaparición de este tipo de comercio, ese país será autosuficiente. Más allá de esto, todos los países terminan involucrándose en algún tipo de comercio con otros países porque es muy difícil que subsistan por sí mismos o que no haya nada que no necesiten de otra región.


Características del comercio exterior

El comercio exterior presenta las siguientes características básicas:

  • Por definición, se trata de un comercio fuera de las fronteras del país, que puede comerciar con una o más naciones.

  • Los países que comercian tienen economías abiertas o tienen acuerdos de comercio exterior con algún país en particular.

  • Suele estar sujeto a una normativa especial.

  • Los países interesados en intercambiar bienes y servicios con otros suelen suscribir acuerdos o convenios comerciales que buscan facilitar los procesos de intercambio.

  • La entrada o salida de productos generará un flujo de divisas. Cuando los países que comercian tienen distintas monedas, el valor de la divisa con respecto a la moneda local se refleja en el tipo de cambio.



Ventajas y desventajas del comercio exterior

Una de las mayores ventajas del comercio exterior es la posibilidad de que las personas y empresas puedan acceder a bienes y servicios más variados y a mejor precio. El comercio exterior impulsa la competencia entre distintos países que cuentan con una disponibilidad de recursos diferente, lo cual permite a las personas que puedan acceder a bienes que no se producen localmente o los mismos bienes locales, pero a un precio reducido.

El comercio exterior permite también complementar a la producción interna cuando esta es insuficiente para poder satisfacer la demanda local.

Además, impulsa la eficiencia ya que permite que los países aprovechen sus ventajas comparativas, tanto en recursos como en tecnología o ubicación.

Sin embargo, el comercio exterior puede ser perjudicial para las empresas locales menos eficientes, ya que la mayor competencia de las empresas de otros países puede presionar a la salida de las empresas locales que no son capaces de adaptarse y atraer las preferencias de los clientes.


Formas de comercio exterior

Las tres formas básicas de comercio exterior son las siguientes:

  • Exportación: Son el conjunto de bienes y servicios vendidos por un país en territorio extranjero.

  • Importación: Son el conjunto de bienes y servicios comprados por un país en territorio extranjero para su utilización en territorio nacional.

  • Tránsito: Se consideran comercio de tránsito a los servicios económicos en los que la empresa o individuo que ejecuta la operación no tiene domicilio social ni en el país exportador ni en el importador, sino que está situado en un tercer país.


Canales de distribución de mercancías

Además, los canales de distribución de mercancías en el comercio exterior se clasifican de la siguiente forma:

  • Directas: La distribución se realiza directamente entre el productor y el comprador, sin que intervenga ningún intermediario nacional.

  • Indirectas: Se realizan por medio de empresas especiales dedicadas al comercio exterior que actúan como intermediarios.



¿Cómo funciona el comercio exterior?

Para muchos países el comercio exterior es vital y llega a ser la base de su economía; para que este tipo de comercio pueda darse es importante que un país permita el ingreso de mercancías extranjeras, debe existir la libertad comercial y eliminarse toda prohibición al respecto, lo que no significa que este comercio no se regule.

Las nuevas tecnologías también ayudan a que se lleve con más facilidad el proceso de intercambio de bienes y servicios, sobre todo los sistemas informáticos y de gestión. Por ejemplo, permiten hacer un seguimiento de los contenedores que se envían de un país durante todo su recorrido.


Evolución Histórica del Comercio Internacional

La más grande contribución de Egipto al progreso económico consistió en los principios de la agricultura, la gran contribución al comercio internacional fue de Mesopotamia. Se organizó un extenso comercio exterior entre Egipto y las ciudades Sirias, conducidas por una clase comercial muy influyente que emergió de los centros urbanos del Asia Occidental.


Las regulaciones del comercio en la Edad Antigua se regían por el Código de Hamurabi. El uso de pagarés, el empleo de las tasas de interés, las relaciones contractuales fueron establecidas por Babilonia que creó los cimentos y costumbres del comercio internacional.


Los fenicios emparentados con los hebreos hacían movimientos comerciales a lo largo de las costas de Siria, así las ciudades porteñas prosperaron y adquirieron gran importancia en el mediterráneo occidental debido a la decadencia de Egipto. Sus barcos visitaron las costas de España, Galia, Italia y Sicilia abriendo por primera vez una ruta comercial entre Este y Oeste arrojando las bases del futuro y notable comercio en el Mediterráneo.


Con el surgimiento del Imperio Romano, el comercio se traslada a la península Itálica que la coloca en el centro del mundo antiguo entre los tres únicos continentes de la época.

En la etapa del comercio medieval, la desintegración del Imperio Romano hizo que el centro del comercio exterior se trasladara al medio oriente. Constantinopla floreció como centro del comercio marítimo. El comercio exterior se centró en el Mediterráneo y su periferia. El comercio interno en Europa se realizaba por tierra, jugó un rol secundario. Pasado el siglo XII, las carretas que fueron empleadas con mucha frecuencia a menudo se volcaban debido a las malas condiciones de los caminos. Esto exponía a los comerciantes a otro peligro; el señor feudal permitía al señor de la localidad apropiarse de los bienes que por accidente caían al suelo. Existía también la ley del naufragio mediante la cual los bienes de los barcos que habían encallado o naufragado eran de propiedad del dueño de la costa donde eran encontrados. Con el correr del tiempo los viajes por mar mejoraron notablemente en mayor proporción que los viajes por tierra.


Las ciudades italianas jugaban un papel considerable en el comercio del mediterráneo. Las ciudades como Venecia, Pisa, Génova fueron las que aprovecharon su particular ubicación. Al ponerse en contacto el Oriente con Occidente a través de las Cruzadas, se introdujeron mercaderías desconocidas en Europa, creándose nuevas necesidades.


El rápido crecimiento del comercio en Europa se debió en gran medida a la consolidación de las ligas formadas por las ciudades que ejercían intensamente el comercio. Estas ligas o asociaciones fueron denominadas Hanses; entre las más importantes se pueden mencionar la Hansa Teutónica o la liga Hanseática y la Hansa Flamenca o Londinense.


La liga Hanseática que tuvo su origen en el siglo XIII era una asociación de ciudades comerciales de Alemania entre las cuales se encontraban Lubeck y Colonia. La liga tuvo a su cargo la tarea de proteger el comercio de sus ciudades miembro contra la piratería. Adquirió importancia política y militar, sostenían una flota y un ejército considerable logrando derrotar hasta algunos reyes.


El intercambio comercial se centraba en vender pescado, madera, cuero, pieles y otras materias primas del norte que distribuían por toda Europa occidental recibiendo artículos del sur como sedas, tapices, joyas, perfumes, especias traídas de levante. El intenso comercio internacional propició la destrucción de la economía natural por una economía monetaria, uno de los cambios más importantes de la edad media.


El comercio se vió fortalecido con la aparición del capital y el crédito inyectando una nueva energía a la vida económica en general. Hizo posible la aparición de una nueva clase: los Comerciantes responsables de la fundación de numerosos bancos, que después despertaron su propia emancipación.


Ya para la era del descubrimiento del nuevo mundo, Cristobal Colón, llegó a convencerse que se podría llegar a las Indias Orientales por el oeste. La asociación con los reyes católicos permitió que Colón descubriera una nueva ruta comercial para Europa.


Se le conoce como la Revolución Comercial a la era de expansión y del desenvolvimiento comercial el cual dependió de varias e importantes innovaciones en el arte de navegar; instrumentos como la brújula, el cuadrante, el telescopio, los mapas, las cartas y las tablas, facilitaron la navegación e impulsaron más el comercio exterior.


La aparición de Inglaterra en el plano comercial se da en el siglo XVII, cuando comenzó a desenvolver su comercio y manufactura que muy pronto iban a colocarla en posición de privilegio en Europa. Compartió con los holandeses el comercio esclavista entre la costa occidental de África y las colonias americanas, del África Occidental sacaba oro, goma arábiga, ébano, marfil.



Del lejano oriente importaba, aceite, cochinilla, tinta china, especias, seda de Bengala, porcelana. En compensación por estas importaciones, las principales exportaciones inglesas eran pescado salado, trigo, tejidos de lana y algodón, y armas de fuego.


El comercio exterior de Francia fue más pequeño que Inglaterra. Su vida económica se había visto afectada por guerras civiles, que determinaron la emigración de una parte de su población industrial. Mientras que Inglaterra hacía comercio exterior con regiones de ultramar, el comercio francés quedó reducido a sus vecinos: Italia, Holanda, Inglaterra. Cuando la exploración ultramarina progresó los principales centros de actividad fueron Liverpool, Amsterdam, Burdeos, Cádiz, Lisboa y Londres.


Lynch Contadores

www.lga.pe

3 vistas0 comentarios

© 2019 by Lynch Guillen Asociados SAC

Av. Jose Galvez Barrenechea 566 -Of 402

Tel: 51(1) 947195009

  • LinkedIn - círculo blanco
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

Contables en Lima