• David Lynch

¿Puedo ser detenido sin una orden judicial?

Actualizado: sep 8



La respuesta es sí, sí se puede ser detenido sin una orden judicial, sin embargo, para que esto suceda tienen que darse un episodio de flagrancia, cuasi flagrancia o una presunción de flagrancia.



El conocimiento de ambos términos y sus consecuencias son realmente importantes de tener en cuenta. En palabras sencillas la flagrancia es encontrar a un sujeto perpetuando el delito, como se diría coloquialmente ‘’con las manos en la masa’’. La cuasi flagrancia el termino cuasi nos da a entender que no por algún motivo no hay una flagrancia al 100% y esto se debe a que se ha perdido de vista al perpetuador del acto delictivo – esto tiene que pasar poco tiempo después de realizarse el delito – finalmente lo que respecta a la presunción de flagrancia el sujeto no ha sido sorprendido realizando el acto delictivo, pero hay indicios muy fuertes al respecto de su culpabilidad.


La detención policial en casos de flagrancia no puede exceder de las 24 horas o el termino de la distancia ante el juez competente, excepcionalmente podrá durar 72 horas si nos encontramos ante un caso de presunción de flagrancia, el delito que se presume ha cometido tiene una pena mayor de 4 años y que adicionalmente, según las circunstancias del caso, exista la posibilidad de un peligro de fuga u obstaculización de la averiguación de la verdad.



La policía tendrá la obligación de decirle al detenido cual es el delito que se le esta imputando.

El plazo de detención de 24 horas se puede extender si es que el fiscal le solicita al juez competente una orden judicial de detención, para solicitar dicha orden se tendrá un plazo de 12 horas desde que se realizó la detención. Una vez obtenida la orden judicial, la detención podrá ser de hasta 7 días. En los casos de que sean crímenes cometidos por una organización criminal, el orden judicial podrá extender la detención hasta por 10 días.

Hay que tener en cuenta que dicha solicitud de la orden judicial se dará dependiendo de las circunstancias del caso, es decir, si en el caso existe la posibilidad de algún peligro de fuga o de obstrucción de la justicia.


Antes de las 24 horas de detención, el juez deberá de realizar la audiencia correspondiente – para dar la orden judicial de detención solicitada por el fiscal – en donde se presentarán el acusado, el fiscal y el abogado del acusado para también determinar si la detención ha sido totalmente legal en base a lo estipulado en el artículo 259 – flagrancia, cuasi flagrancia o presunción de flagrancia – y respetando los derechos del artículo 71, numeral 2, los cuales son los siguientes:

  • Conocer los cargos formulados en su contra y si es detenido que se le expresé porque ha sido detenido, entregándole su orden de detención.

  • Designar a la persona o institución a la que se le comunicará su detención, esto debe ser de forma inmediata.

  • Ser asistido desde un inicio por un abogado defensor.

  • Abstenerse de declarar y en caso de querer hacerlo, el abogado defensor puede estar presente, así como en otras diligencias donde se requiera su presencia.

  • Que no se usen medios de coacción, intimidatorios – como amenazas – o métodos contrarios a su dignidad que alteren su voluntad o le hagan sufrir restricciones no autorizadas por ley.

  • Ser examinado por un médico legista o de no ser así por algún otro profesional de la salud si es que así se requiere.



Si no se otorga la orden judicial de detención, esta acaba terminando las 24 h y será el fiscal quien decida seguir o no con la investigación. Si se otorga la detención judicial, dentro del plazo el detenido será llevado ante otro juez quien dicte si le dará prisión preventiva o comparecencia simple (libre mientras se investiga, pero obligado a asistir a todas las audiencias) o restrictiva (libre mientras se investiga, pero con la vigilancia correspondiente, comunicación limitada con ciertas personas, etc y obligado a asistir a todas las audiencias).

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo